A la Caza del Octubre Rojo by Tom Clancy

By Tom Clancy

Publication IN SPANISH

Show description

Read or Download A la Caza del Octubre Rojo PDF

Similar literature & fiction books

The French Have A Word For It

Can one evening in Paris switch every thing? it has been ten years given that Colin Lambert final observed his former bodyguard, Thomas Sullivan. Now Colin is all grown-up and they are assembly on equivalent phrases for the 1st time within the urban of lighting. Mais oui! there is a cause they name French "the language of affection. "(This brief tale can be on hand within the print assortment IN SUNSHINE OR IN SHADOW)

Divertimento 1889

Hardcover 1986 Translation and advent via Hugh Shankland. 145p. eight. 50x5. 50x0. sixty nine NOVEL by means of GUIDO MORSELLI WHO JULY 31
1973 GUIDO MORSELLI capturing HIMSELF within the TEMPLE. neighborhood PAPERS GAVE ANY become aware of OF HIS loss of life. HE was once well-known ITALY WRITERS.

Additional resources for A la Caza del Octubre Rojo

Example text

Le costaba mantener la paciencia. —Nada nuevo, camarada comandante. —El starpom dio un golpecito en la X que marcaba en la carta la posición del Rokossovskiy, un submarino lanzamisiles de la clase Delta, que habían estado rastreando durante varias horas en la misma zona del ejercicio—. Nuestros amigos siguen todavía navegando en un círculo lento. ¿Cree usted que el Rokossovskiy pueda estar tratando de confundirnos? ¿No lo habría arreglado el capitán Ramius para que él esté aquí, y complicarnos nuestra tarea?

Asintió, y el michman de guardia destrabó los controles de ventilación. —Inmersión —ordenó Ramius, acercándose al periscopio para relevar a Vasily Borodin, su starpom. Kamarov accionó la alarma de inmersión y comenzó a retumbar en el casco el estrépito de la penetrante bocina. —Inunden los tanques principales de lastre. Ajusten los timones de profundidad. Diez grados abajo en los timones —ordenó Kamarov, con sus ojos atentos para comprobar que cada hombre de la dotación cumpliera exactamente su tarea.

Aumento lento a uno-tres nudos, camarada —respondió el jefe de máquinas. En el casco, donde se había producido un momentáneo silencio, se oía en ese momento un nuevo sonido. Los ruidos de máquinas eran más bajos y muy diferentes de lo que había sido. Los ruidos de la planta del reactor, en su mayoría originados por las bombas que hacían circular el agua de refrigeración, eran casi imperceptibles. La oruga no empleaba gran cantidad de potencia para su funcionamiento. En el puesto del michman, el indicador de velocidad, que había descendido hasta cinco nudos, empezaba a aumentar en ese momento de nuevo.

Download PDF sample

Rated 4.65 of 5 – based on 10 votes